miércoles, 11 de mayo de 2016

El Tren Trasandino. (año 1909) Mendoza



Fuente: Filosofía y Letras UNCuyo

Inmigrantes italianos luego de descender del barco, 1907.



Archivo General de la Nación

Arribo de inmigrantes a la provincia de Mendoza. (c.1900)



Filosofía y Letras UNCuyo

La Cuyanita. Lago del Parque San Martín. Mendoza



11 de Mayo de 1964: Se crea el Museo del Pasado Cuyano, dependiente de la Junta de Estudios Históricos de Mendoza.


11 de Mayo de 1900: Se inaugura la cancha de carreras de caballos San Antonio, en el departamento de Guaymallén. Esta fue una de las más populares y conocidas en la provincia de Mendoza


11 de Mayo de 1860: Se funda el Cuerpo de Serenos de la ciudad de Mendoza, que depende de la Policía de Mendoza. Estos debían recorrer y vigilar la ciudad entre las 22,00 horas y hasta el alba, en que se hacían cargo los vigilantes de policía.


11 de Mayo de 1855: Durante el gobierno de Pedro Pascual Segura por un decreto se dispuso oficialmente la creación del departamento de Luján de Cuyo, denominado Villa de Luján de Cuyo.


11 de Mayo de 1855: Se crea el actual departamento de Godoy Cruz, denominado primitivamente San Vicente y posteriormente General Manuel Belgrano.


11 de mayo de 1813: la Asamblea General Constituyente decreta como "Marcha Patriótica" los versos de Vicente López y Planes con música de Blas Parera. Documento: partitura del Himno Nacional Argentino.


11 de mayo 1974 El cura Carlos Mugica es asesinado al salir de la Iglesia San Francisco Solano. Mugica fue uno de los fundadores de los Sacerdotes del Tercer Mundo, que formó parte de los movimientos de liberación de fines de los 60 y principios de los 70. Foto: El padre Mugica trabajando en uno de los barrios vulnerables de Buenos Aires, c.1960.


Fuente: AGN



11 de mayo 1826 Nació Fray Mamerto Esquiú, llamado el “orador sagrado de la Constitución Argentina”, al haber pronunciado un reconocido sermón con motivo de la jura de la Constitución en 1853.

Documento: Constitución para la Confederación Argentina, sancionada por el Congreso General Constituyente. Imprenta Argentina, calle Santa Rosa No. 37, 1853.


Fuente: AGN

Uno de las manifestaciones de fe más difundidas eran (y son todavía ) las procesiones, tal como la que se observa en la fotografía (c. 1935) Departamento de San Rafael. Mendoza


Foto: Vega Fotografía. Fuente: Diario San Rafael

Entrada del Cementerio de la Recoleta en 1891. Buenos Aires


Cuando era presidente, a Yrigoyen le ofrecieron instalarle un aparato de teléfono en su casa. Lo rechazó porque no le interesaba hablar por teléfono.



Daniel Balmaceda

Una novia de estilo victoriano con su elegante, vestido blanco (c.1850)


martes, 10 de mayo de 2016

La actriz Isabel Sarli en su hogar. Buenos Aires, 1955.



Uno de los primeros Tranvías, circulando por la Ciudad Capital de Mendoza (c. 1912)


Fuente: Filosofía y Letras UNCuyo

Bondi repleto en los años 50. Buenos Aires



Daniel Balmaceda

El Hospital San Antonio fue convertido en Lazareto de Coléricos. Pero el elevado número de enfermos obligó a habilitar otros lazaretos auxiliares en domicilios particulares. Año 1886, epidemia de cólera en Mendoza


10 de Mayo de 1991: Fallece el arquitecto Daniel Ramos Correas, ilustre ciudadano de Mendoza, que marcó un estilo arquitectónico propio. Fue un símbolo del avance, progreso y modernización de la Ciudad.

(año 1953)

10 de mayo de 1895: se realiza en la Argentina el segundo censo nacional de población, que arrojó una cifra de más de 4 millones de personas. Documento: Planilla de censo, año 1895.



Fuente: AGN

Visitantes al Hotel y Termas de Cacheuta (c. 1920) Mendoza


El día que Olazábal y Melián se pelearon



En 1812, el capitán José de San Martín esperaba que los hijos de las principales familias de Buenos Aires dieran el ejemplo y se incorporaran al Cuerpo de Granaderos a Caballo que formaba junto con sus compañeros de armas, José Zapiola yCarlos de Alvear.
Entre los muchos jóvenes que se sumaron, mencionamos a los cuñados del jefe, Manuel y Mariano de Escalada, también a Juan Galo de LavalleMariano Necochea y a Manuel de Olazábal (a la derecha, su retrato), quien ingresó como cadete el 7 de enero de 1813, una semana después de haber cumplido los 13 años.
En diciembre, Olazábal participó de la campaña a la Banda Oriental. El joven fue nombrado jefe de la escolta de Alvear y tuvo acciones destacadas, sobre todo, cuando en una retirada del campo de batalla, Zapiola rodó y surgieron cuatro enemigos para capturarlo. Olazábal y dos hombres se lanzaron de sus caballos para pelear cuerpo a cuerpo y rescatar con éxito a su comandante. A comienzos de 1815, con flamantes 15 años, regresó a Buenos Aires ascendido a teniente.
Luego partió a incorporarse al Ejército Libertador que San Martín organizaba en Mendoza. La relación entre el jefe y el subordinado trascendió los límites del campamento de Plumerillo. San Martín cuidaba a Olazábal como a un hijo.
Un día el joven teniente chocó con la arrogancia del capitán José Melián, quien ya sumaba una buena cantidad de años de experiencia militar y venía destacándose por su valentía desde la invasión inglesa de 1806, cuando Olazábal tenía apenas cinco años.
En medio de una discusión, Melián insultó a Olazábal y el joven lo retó a duelo. San Martín se enteró lo que estaba por ocurrir y mandó llamar al joven teniente. En su tienda de campaña le preguntó si conocía cuál era el castigo que recibiría aquel que se enfrentara a duelo con un camarada. El oficial, lejos de ponerse a la defensiva, respondió: “El teniente Olazábal sabrá cumplir la pena que su General le imponga. Pero nadie ha de faltarle al honor de un soldado del General San Martín”. El Libertador se puso de pie y despidió al teniente, evitando mostrar la satisfacción que le había provocado la respuesta.
¿Hubo duelo? Sí. El bravo Melián asestó un sablazo en la rodilla de Olazábal, quien tuvo que pasar días en cama.
En cierta oportunidad, San Martín llegó cabalgando al campamento y vio a Olázabal caminando con una muleta y le preguntó qué le había pasado. El joven respondió que apenas había sido una rodada. San Martín lo miró fijo y en tono paternal le advirtió: “Tenga usted muchos cuidado con las rodadas”.
Esa noche, junto con la comida, el convaleciente recibió una onza de oro, sin remitente. Podía ser anónima, sin embargo, todos sabían que la había enviado su orgulloso jefe.
Fuente: http://blogs.lanacion.com.ar/historia-argentina/familias/el-dia-que-olazabal-y-melian-se-pelearon/

Un francés que nos visitó en 1845 escribió que las mujeres tenían los dientes verdosos de tanto mate que tomaban.



Daniel Balmaceda

Una novia italiana, Roma, 1875