miércoles, 2 de septiembre de 2015

Los toreros se protegían en las defensas que estaban hechas de madera de olivo. Tomarse el olivo es correr a guarecerse.


Daniel Balmaceda

No hay comentarios.: