martes, 8 de marzo de 2016

En 1933 se prohibió a los vendedores ambulantes de Buenos Aires pregonar sus productos. Excepción: los canillitas.



Daniel Balmaceda

No hay comentarios.: