jueves, 25 de agosto de 2016

Hallazgo de una Momia de Niño, desenterrada del Cementerio de Azul, provincia de Buenos Aires. (año 1902)

Nota de la Revista caras y caretas en el año 1902.

Suele esparcirse de cuando en cuando alguna rara noticia sobre descubrimientos extraordinarios en la mansión de los muertos. La conversación de 1as viejas ofrece también un comitente precioso de historias en que figuran espeluznantes pobres diablos que no tuvieron tiempo de protestar en vida contra las apariencias de muerte y contra el entierro efectuado por los deudos. Ya es una novia cataléptica que á los diez años de sus funerales resulta contraída en e! ataúd, como si hubiera querido huir hacia el amante desconsolado, ya un caballero siniestro, cuyos huesos, removidos largo tiempo después, revelan la horrible tragedia del enterrado vivo. En general, puede tenerse por consejas inofensivas estas maravillosas narraciones; pero todavía, en los pueblos escalonados en la soledad de las campañas, por ignorancia, por falta de médicos, por muchísimas razones, es posible la observación de casos más ó menos parecidos. 
Un fenómeno menos aterrorizador y también rarísimo en nuestro clima húmedo por la variedad de agentes atmosféricos que se encargan de combatirlo, es el de la momificación. El Azul entero ha examinado la antepasada semana un sugestivo espécimen de lo que decimos, causando la natural admiración del vecindario Se trata del cadáver de un niño de 12 años, enterrado hace 35, que no ofrece más alteraciones en su cuerpo que las producidas por la desecación de las carnes, conservándose intactas las formas . Aquí, en la Recoleta, ocurrió algo parecido en 1894: el señor Mariano V. Escalada , al disponer la extracción de algunos restos en el sepulcro de su familia, pudo ver durante cinco minutos, lleno de asombro, el cuerpo de la señora Liberata Valdez de Barcena, vestida de novia, con todas las apariencias de la vida! Mediaban varías décadas desde el entierro, y la visión duró un instante, que el viento aprovecha para convertir en polvo la alucinante figura.   

No hay comentarios.: