lunes, 8 de enero de 2018

Himno Radical Lencinista. (año 1929) Mendoza


Estación de Servicio instalada por la West India Oil Company, frente a la Plazoleta Barraquero. (año 1929) Ciudad de Mendoza


Angel Ceconato y Ernesto Griffouliere ciclistas representantes de los clubes José Néstor Lencinas e Independiente Rivadavia. (año 1929) Mendoza


Tarifa de Invierno del Plaza Hotel. (año 1929) Mendoza


Camión Ford de la empresa All América Cables, sección telégrafos. (año 19129) Mendoza


Marca de Establecimiento Vitivinícola de Diego Landi, departamento de Guaymallen. (año 1929) Mendoza


Pedro A. Minuzzi: el médico de los pobres Llegó como inmigrante desde Italia cuando tenía cerca de 25 años y se instaló en Godoy Cruz. Allí comenzó su tarea como médico.

Llegó desde Italia, como muchos inmigrantes, no con la idea de “hacer la América”, sino con un único sueño: practicar la medicina para salvar vidas sin distinción de clases. No fue ni bodeguero ni agricultor ni industrial ni empresario, simplemente un médico que se radicó en el departamento llamado por entonces Belgrano. Allí desarrolló su carrera y con el tiempo se transformó en una de los personajes más queridos por los vecinos. Se llamaba Pedro A. Minuzzi y una arteria muy importante de Godoy Cruz, lleva su nombre.
El nombre de una calle 
El doctor Pedro Minuzzi nació en Italia en 1871. Provenía de una familia de destacados profesionales que tuvieron una descollante actividad en el ámbito de la medicina y otras ciencias. Como muchos tantos italianos, vio en América del Sur el comienzo de una nueva vida, lejos de guerras y de pobreza, para trabajar en su profesión. En 1895 llegó a Buenos Aires y luego se trasladó a Mendoza. Allí fue cobijado por sus compatriotas a través de la Sociedad Unida, que por aquel entonces era una asociación de ayuda a los inmigrantes de ese país, entre otras cosas. En poco tiempo, el italiano, se destacó como médico clínico al curar a cientos de personas con nuevas técnicas y medicamentos. Se radicó en la ciudad de Godoy Cruz, que en ese momento se llamaba Belgrano y, en 1904, el municipio de ese departamento le montó un consultorio en donde atendía gratis a  la población de ese vecindario. Su pericia médica hizo que acrecentara su fama profesional y el cariño de la gente. Cinco años después, el médico italiano, estableció una clínica en calle Perito Moreno a pocos metros de la estación del ferrocarril, en donde atendía desde las 9 de la mañana hasta las 15. 
Entre la medicina y la filantropía
En 1909 se fundó en la provincia una institución llamada Asistencia de Sanidad Mendocina. Esta sociedad médica –similar a la de “socorros mutuos”– tenía como objetivo asistir con modernos y capacitados profesionales a la población, asociándose con una cuota mínima. La misma se constituyó en la ciudad y varios departamentos incluyendo Godoy Cruz, en donde Minuzzi fue su director. En 1911 partió a Italia para realizar un curso de perfeccionamiento médico y luego de unos meses regresó a la que ya era su querida Mendoza. Primero fue jefe de sala del entonces Hospital Provincial, desarrollando una profesionalidad elogiable. También, atendió en  el Del Carmen y por muchos años ocupó la jefatura de ese nosocomio. Entre otras actividades médicas figuró la de director de la Asistencia Pública y  fue el primer médico policial de Godoy Cruz; participó en las autopsias y peritajes de varios casos de crímenes renombrados por aquel momento. Además, fue galeno de varias entidades italianas como Cristoforo Colombo o Italia Unita; la Sociedad Española de Socorros Mutuos y del Consulado italiano en Mendoza. También como otros italianos, fue miembro de la logia francmasónica “Luz de Hiram” que se ubicaba en plena ciudad, desarrollando importantes acciones culturales y filantrópicas. 
Honores a la italiana
No solamente fue un gran entusiasta de su actividad como profesional, sino que se dedicó a contribuir a la sociedad mediante la membresía y la creación de varias asociaciones. Como diplomático Minuzzi ocupó el cargo de cónsul de Italia en Mendoza en diferentes oportunidades. Al ser un miembro activo de las sociedades italianas en nuestra provincia, el 18 de agosto de 1924, participó durante la visita de Humberto de Saboya. Allí, acompañó a toda la comitiva junto a su colega y compatriota Vicente Cherubini, ambos pertenecientes a la sociedad italiana.   En la ceremonia llevada a cabo en el centro de la ciudad, el honorable profesional de la salud le otorgó al príncipe una plaqueta recordatoria  y luego dio un discurso ante cientos de personas que estaban allí e invitó, junto con el monarca italiano, a brindar por la prosperidad de ambos países. Un año después participó en el Congreso médico sobre el tratado práctico de higiene y asistencia  pública realizado en Milán (Italia), y fue en esa ocasión designado por el gobierno  de ese país, “Cavaliere della ordine della Corona d’Italia”. De regreso a Mendoza siguió con sus ocupaciones como médico y miembro de diferentes asociaciones.
Trascendencia post mortem 
Los últimos tiempos del doctor Pedro Minuzzi fueron muy duros, al sufrir una grave enfermedad que lo tuvo postrado por varios meses. El 29 de agosto de 1935 falleció en su casa de Godoy Cruz, a los 64 años de edad. La noticia de su deceso causó gran dolor entre los vecinos godoicruceños, quienes lo llamaban “el médico de los pobres”, por su desinteresada y especial atención. Con la participación de varias entidades benéficas, médicas y consulares que le dieron el último adiós, sus restos fueron enterrados en el cementerio de esa localidad. El 29 de agosto de 1936, al cumplirse un año de su muerte, el municipio de aquel departamento lo homenajeó con un emotivo acto en el que se puso su nombre a la sala de primeros auxilios. También el Concejo Deliberante, a través de una ordenanza, cambió el nombre de la hasta entonces calle Juan B. Justo por el suyo.

Fuente: http://losandes.com.ar/article/view?slug=pedro-a-minuzzi-el-medico-de-los-pobres