sábado, 9 de diciembre de 2017

Inauguración del Ramal Tunuyan - San Carlos. Ferrocarriles Buenos Aires al Pacífico (BAP). Tren llegando a la estación de San Carlos, kilómetro 113. Año 1924, Mendoza.


Inauguración del Ramal Tunuyan - San Carlos. Ferrocarriles Buenos Aires al Pacífico (BAP). Tren llegando a la estación de San Carlos, kilómetro 113. Año 1924, Mendoza.


Efemérides. 9 de Diciembre de 1828. Batalla de Navarro entre Unitarios y Federales.


En 1828 en Argentina, unitarios y federales libran la Batalla de Navarro. La Batalla de Navarro sucedió en Navarro, provincia de Buenos Aires, el 9 de diciembre de 1828) fue un combate de las guerras civiles argentinas entre unitarios y federales, que resultó una victoria de las fuerzas del general Juan Lavalle sobre las milicias bajo el mando del coronel Manuel Dorrego, gobernador legal de la provincia de Buenos Aires, al que aquél había derrocado. Después de la caída de la presidencia de Bernardino Rivadavia, el jefe del partido federal, Manuel Dorrego, fue electo gobernador de la provincia de Buenos Aires. Pero se vio obligado, por presión del gobierno inglés y de los accionistas del Banco de Buenos Aires, a firmar la paz con el Imperio del Brasil, otorgando la independencia a la República Oriental del Uruguay. El partido unitario se oponía activamente a Dorrego, y cuando se firmó la paz unieron a su causa a los jefes militares que habían hecho la guerra al Imperio, indignados por el tratado de paz.

Convencieron al jefe de las fuerzas porteñas, general Juan Lavalle, a unirse a ellos. El 1.º de diciembre de 1828, éste derrocó al gobernador. Dorrego se trasladó al interior de la provincia, delegando el mando en el general Juan Ramón Balcarce mientras organizaba el ejército que debía reponerlo en el mando. Pero Balcarce tuvo que rendirse a Lavalle, que ese mismo día se hizo elegir gobernador en una asamblea de sus partidarios en el atrio de una iglesia.

Desde entonces, ambos contendientes se consideraban a sí mismo el gobernador legal, y al otro como un usurpador. Dorrego reunió tropas en el interior de la provincia, sobre todo las fuerzas de milicias rurales al mando del coronel Juan Manuel de Rosas y algunos indios amigos. Lavalle salió a enfrentarlo, por lo que el gobernador legal y Rosas decidieron unir sus fuerzas a las del coronel Ángel Pacheco, en el norte de la provincia. Pero inesperadamente Dorrego cambió de idea y decidió presentar batalla en el pueblo de Navarro. Aunque había elegido el campo de batalla, la rapidez del ataque de Lavalle le dio la ventaja de la sorpresa, a la que se sumaba una muy superior preparación militar de sus fuerzas y un mejor armamento.

Los 600 coraceros de Lavalle atacaron de frente a los 2.000 milicianos gauchos de Dorrego y los pusieron en fuga, dejando en el campo de batalla más de cien muertos Dorrego se retiró hacia el norte de la provincia, refugiándose en el campamento de Pacheco; pero dos de sus oficiales, Bernardino Escribano y Mariano Acha, se sublevaron contra ellos y arrestaron a Dorrego. Pocos días más tarde, instigado por sus aliados unitarios, Lavalle ordenaba el fusilamiento del gobernador Dorrego en Navarro.

Esta batalla decidió la guerra entre Dorrego y Lavalle, pero al mismo tiempo inició una guerra civil generalizada a todo el país entre unitarios y federales. Ésta dejaría la provincia de Buenos Aires en manos de Rosas y el litoral fluvial controlado por el caudillo federal de la provincia de Santa Fe, Estanislao López. En cuanto a las provincias del interior, tras dos años de dominio del general unitario José María Paz, la guerra concluyó con la victoria federal y el dominio casi absoluto del caudillo Juan Facundo Quiroga.

Efemérides. 9 de Diciembre de 1873. La Batalla de Don Gonzalo, la última batalla entre unitarios y federales en Argentina.

La batalla de Don Gonzalo en la provincia de Entre Ríos, Argentina, e 9 de diciembre de 1873 fue un combate durante la última guerra civil entre unitarios y federales, derrota del caudillo Ricardo López Jordán frente a las fuerzas nacionales, al mando del general Martín de Gainza. La década de 1860 se inició con la batalla de Pavón, en la que el ex presidente Justo José de Urquiza dejó la victoria en manos del gobernador porteño Bartolomé Mitre, que gracias a esa victoria llegó a la presidencia. Pero durante buena parte de la década, las fuerzas porteñas, cada vez más identificadas como nacionales, se enfrentaron a sucesivas rebeliones federales en casi todas las provincias. Una de las pocas provincias en que no hubo reacciones fue la de Entre Ríos, donde un acuerdo tácito del gobernador Urquiza con el gobierno nacional dejaba en paz al ex presidente en su provincia, mientras los liberales derrotaban a los federales en las demás.

Muchos personajes de su provincia y de otras decidieron derrocar a Urquiza, para unir Entre Ríos a las rebeliones federales. Pero en el intento, Urquiza terminó asesinado, lo que provocó la intervención militar del presidente Domingo Faustino Sarmiento. Tras ocho meses de combates, el jefe de los federales, general Ricardo López Jordán, fue derrotado en la batalla de Ñaembé, en la provincia de Corrientes, y debió huir a Brasil. 

La provincia de Entre Ríos fue sometida a un régimen de ocupación militar y policial humillante, en que los opositores fueron perseguidos, sus bienes saqueados, y su gobierno dejado en manos de sucesivas camarillas de liberales adictos al gobierno nacional. Los liberales eran una ínfima minoría de la población, de lo que surge que la gran mayoría de sus habitantes estaban sometidos a toda clase de ataques del gobierno.

En esas circunstancias, llamado por su población, el 1 de mayo de 1873 regresó López Jordán a Entre Ríos, reuniendo en poco tiempo más de 18 000 hombres, mal armados y sin experiencia en combate. La gran mayoría de la población se puso de su lado, mientras el presidente Sarmiento ponía precio a la cabeza del caudillo y ordenaba la movilización de la mayoría del ejército nacional hacia Entre Ríos.

Al mando de esas tropas iba el general Julio de Vedia, cuyos reales méritos estaban opacados por los privilegios obtenidos durante la presidencia de su cuñado, Mitre. Pero López Jordán dominó todo el interior de la provincia, obligando a los hombres de Vedia a movilizarse continuamente y atacándolo con continuas guerrillas; es decir, la misma táctica con que los federales habían atacado a los porteños durante la década de 1810, y de nuevo durante la década de 1860. Lograron ocupar varios de los más grandes, como Gualeguay, Rosario del Tala, Nogoyá y La Paz. Mientras López Jordán avanzaba hacia el norte de la provincia, donde pretendía recibir ayuda de los federales de Corrientes, su retaguardia de 2000 gauchos​ a órdenes del coronel Carmelo Campos fue derrotada en Alcaraz. De modo que el caudillo tuvo que volver hacia el sur, para conservar viva la revolución en esa parte de la provincia.
Al llegar al arroyo Don Gonzalo, al noreste de Paraná, los federales encontraron el arroyo crecido y comenzaron a vadearlo con precaución, para no mojar la pólvora teniento al enemigo muy cerca de sus filas. El arroyo continuó creciendo, de modo que el cruce duró hasta el día siguiente. A las cuatro de la tarde del día siguiente, 9 de diciembre, una súbita crecida adicional del arroyo dejó a sus fuerzas divididas en dos, momento que aprovechó el general Gelly y Obes para atacar. Los nacionales contaban con fusiles de repetición y ametralladoras; fue la primera batalla en la historia argentina en que se usaron ametralladoras. Se dijo que también se usaron balas explosivas, algo que casi todo el mundo deploró como violación del derecho de guerra, y más tarde fueron prohibidas en los países occidentales.

Las sucesivas cargas de la caballería lograron evitar el desastre entre los federales, pero éstos dejaron cientos de muertos en el campo de batalla.

La batalla se detuvo al caer la noche. En la retirada que siguió, López Jordán perdió casi todas sus armas, incluso toda la artillería. A la mañana siguiente, muchos soldados de sus escuadrones regresaron a sus pueblos, ocultando sus armas y tratando de pasar desapercibidos como pacíficos pobladores.A finales del mes, una segunda derrota en Nogoyá dejaba a los rebelde sin recursos. Unos pocos días después, López Jordán tuvo que huir nuevamente a Brasil, y la provincia fue nuevamente sometida por la violencia. El caudillo volvería a intentar una nueva revolución en 1876, pero ya muy pocos lo iban a seguir, y terminaría preso como un simple delincuente, por lo que ésta no contará como revolución federal.

Esta fue la última batalla del último caudillo federal en armas. Todavía habrá guerras civiles durante el resto de la década de 1870, pero éstas serán enfrentamientos internos entre facciones del partido liberal, descendiente legítimo del unitario. La batalla de Don Gonzalo fue la última librada en la Argentina por caudillos federales contra fuerzas unitarias.

Efemérides. 9 de Diciembre de 1985. Sentencia a las Juntas Militares en Argentina


En 1985 en Argentina se dicta la sentencia del Juicio a las Juntas, condenando a Jorge Rafael Videla y Emilio Eduardo Massera a reclusión perpetua, a Roberto Eduardo Viola a 17 años de prisión, a Armando Lambruschini a 8 años de prisión y a Orlando Ramón Agosti a 4 años de prisión. Se conoce como Juicio a las Juntas al proceso judicial realizado por la justicia civil en la Argentina en 1985 por orden del presidente Raúl Ricardo Alfonsín (1983-1989) contra los integrantes de las tres primeras juntas militares de la dictadura autodenominada Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983), debido a sus graves y masivas violaciones de derechos humanos.

El 15 de diciembre de 1983, cinco días después de asumir, Alfonsín sancionó el Decreto Nº 158/83 ordenando someter a juicio sumario a nueve militares de las tres armas que integraron las Juntas que dirigieron el país desde el golpe militar del 24 de marzo de 1976 hasta la Guerra de las Malvinas en 1982: Jorge Rafael Videla, Orlando Ramón Agosti, Emilio Eduardo Massera, Roberto Eduardo Viola, Omar Graffigna, Armando Lambruschini, Leopoldo Fortunato Galtieri, Basilio Lami Dozo y Jorge Anaya. El expediente tramitó por la desde entonces emblemática "Causa 13/84".

El tribunal que enjuició a las juntas fue la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de la Capital Federal, integrada por los jueces Jorge Torlasco, Ricardo Gil Lavedra, León Carlos Arslanián, Jorge Valerga Araoz, Guillermo Ledesma y Andrés J. D’Alessio. El fiscal fue Julio César Strassera con quien colaboró el fiscal adjunto Luis Gabriel Moreno Ocampo, quienes utilizaron como base probatoria el informe Nunca más realizado por la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (Conadep).

La sentencia fue dictada el 9 de diciembre de 1985, condenando a cinco de los militares acusados y absolviendo a cuatro. Videla y Massera fueron condenados a reclusión perpetua con destitución. Viola fue condenado a 17 años de prisión, Lambruschini a 8 años de prisión, y Agosti a 4 años y 6 meses de prisión, todos con destitución. Graffigna, Galtieri, Lami Dozo y Anaya fueron absueltos. El tribunal consideró que las juntas militares habían elaborado un sistema ilícito para reprimir a "la subversión" (sic) que llevó a que se cometieran "gran número de delitos de privación ilegal de la libertad, a la aplicación de tormentos y a homicidios", garantizando su impunidad.

El juicio tuvo una gran trascendencia internacional y sobre todo para la región, en donde gobernaron dictaduras similares coordinadas a nivel continental por el Plan Cóndor que cometieron crímenes de lesa humanidad de forma sistemática y planeada desde lo más alto del poder. El juicio constituye un capítulo de importancia en la historia universal y ubicó a la Argentina en un lugar de vanguardia en la lucha por lograr que se respeten los derechos humanos.

Efemérides. 9 de Diciembre. Día mundial de la informática En conmemoración de una de las herramientas más valiosas para el ordenamiento de la información. En esta fecha del año 1906 nació Grace Hopper, la primera mujer de la industria de la computación.


Estación del Ferrocarril BAP. (Buenos Aires al Pacífico) en la provincia de San Juan. (año 1922)


Dama de paseo en los jardines del Hotel de Cacheuta. (año 1921) Mendoza


Efemérides. 9 de diciembre de 1824: Tiene lugar la batalla de Ayacucho, donde triunfaron las fuerzas comandadas por el general Antonio José de Sucre. Este triunfo selló la independencia de América del Sur. Mapa: Croquis de la Batalla de Ayacucho por el Ejército V. L. al mando del gral Sucre, al de los españoles el día 9 de diciembre de 1824.


Antes todo era duna: éste era el Camino Viña - Concón y la Playa de Reñaca en 1920


El origen de la localidad Reñaca se remonta a 1905 cuando el heredero de la Hacienda de Viña del Mar, Salvador Vergara Álvarez junto a Gastón Hamel de Souza, formó la "Sociedad Inmobiliaria Montemar", para urbanizar la playa de Reñaca. Solo en 1912 se protocoliza el plano que abarca sólo la superficie plana en torno al estero. Poco más tarde surgen las primeras casas a lo largo de las calles Vicuña Mackenna y Balmaceda, amparalelas al estero y junto a sus riberas.
El camino costero fue extendido hasta Concón en 1917, pero la playa de Reñaca permaneció desierta por algunos años. Sólo hacia 1940 comienza a edificarse en la calle que bordea la costa y pronto se llenó de segundas residencias de gente que vivía en Santiago, hoy casi todas reemplazadas actualmente por modernos edificios. Pese a este desarrollo inmobiliario, la gran playa de Reñaca continuaba siendo poco visitada, ya que sus aguas se consideraban peligrosas para el baño debido al intenso oleaje que frecuentemente se observa en la zona.
Apenas en 1965 comienza a transformarse en el más importante centro del acontecer veraniego. Su playa se urbaniza y se inicia un vertiginoso proceso constructivo en que casas recién levantadas fueron derribadas, para dar paso a los espectaculares edificios escalonados en la ladera. Se reconstruye todo el frente costero, sobre terrenos considerados los más caros del país y también hasta la cima de las dunas, tanto con residentes permanentes como visitantes.
Fuente: Enterreno Chile

Antiguo edificio de la Bolsa (interior), c.1890. Buenos Aires


Casa de Gobierno y Aduanas, Buenos Aires, c.1880.


El Dr. Lisandro De la Torre, hablando en uno de los tantos actos del Partido Demócrata Progresista, 1939.