martes, 17 de marzo de 2020

Escena del Servicio de Pasajeros en la Ciudad Capital de Mendoza (1934)


Avenida Independencia. Ciudad de Laboulaye (1943)


Reconstrucción, de la toma del Canal Matriz Real del Padre, observando roturas. S/F. San Rafael. Mendoza


Fuente: Biblioteca del Agua
Departamento General de Irrigación

Toponimias de Mendoza. Plaza Juan Jufré (Actual Plaza Cobo)

Se le dió dicho nombe en homenaje al capitán General de Cuyo, que efectuó la segunda fundación de la Ciudad de Mendoza. Esta Plaza se ubica entre las calles Jujuy, Santiago del Estero, Montecaseros y José Federico Moreno
 

El 17 de Marzo del año 45 antes de Cristo, en Hispania, colonia Romana en la actual Andalucía se desarrolló la "Batalla de Munda", que marcó el fin de la Segunda Guerra civil Romana.


El conflicto se había originado cinco años antes cuando una facción tradicionalista del senado romano liderada por Pompeyo Magno quiso recortar los poderes crecientes de Julio César que impulsado por sus conquistas militares en los confines del imperio ya era Gobernador de Galia e Hispania. La movida de Pompeyo en el senado fue neutralizada por Marco Antonio, representante de la plebe, que vetó la ley. Se inició una feroz persecución de adeptos a Julio César por lo que Marco Antonio huyó de Roma, sin oposición, Pompeyo logró que el senado le de poderes especiales. Julio César regresó a Roma para enfrentar a Pompeyo en el año 49 a.c. iniciando la Segunda Guerra Civil Romana. Durante los siguientes 4 años ambas facciones se fueron enfrentando en distintos campos de batalla por toda la costa del Mediterráneo, librándose memorables contiendas como las batallas de Llerda, Dirraquio, Farsalia y Tapso. Pompeyo fue decapitado en Egipto, por lo que los ejércitos quedaron en manos de sus hijos Cneo Pompeyo, Sexto Pompeyo y su lugarteniente Tito Labieno, estos no estaban a la altura de la contienda y poco a poco se fueron debilitando. Los tres quedaron aislados en Hispania con los últimos 80 mil soldados y 6 mil jinetes leales a Pompeyo, hasta allí llegó Julio César con unos 40 mil soldados y 8 mil jinetes que rápidamente divisaron al numeroso ejército enemigo expuesto en la llanura de Munda. La mañana del 17 de Marzo, Julio César dio la orden de atacar, la batalla se transformó en una matanza donde ambos bandos peleaban encarnizadamente sin sacarse ventaja, para elevar la moral de su tropa, el propio Julio César se trenzó en la lucha cuerpo a cuerpo enfervorizando a sus hombres que finalmente ganaron la contienda. Tan difícil fue la batalla que Julio César se refería a ella diciendo "-Siempre combatí por la victoria, pero ese día luche por mi vida". Mientras las huestes de Julio César solo sufrieron 1000 muertos, las de Pompeyo sufrieron mas de 30 mil, reflejando el profesionalismo y la efectividad del vencedor que rodeó el campo de batalla con estacas para que los heridos no puedan huir. Esta batalla marcó el fin de la Segunda Guerra Civil Romana, Julio César regresó a Roma con poderes dictatoriales, pero la oposición conservadora no había desaparecido asesinándolo un año después.

El 17 de Marzo de 1992 a las 14:45 una camioneta Ford F100 cargada de explosivos chocó contra la puerta de acceso de la Embajada de Israel en Buenos Aires situada en Arroyo y Suipacha.


La explosión que destrozó por completo la sede diplomática, la parroquia y el colegio "Madre Admirable" causó la muerte a 29 personas y heridas a 242, en su mayoría niños. El atentado fue el mayor a una embajada Israelí en el mundo y fue investigado por la "Corte Suprema de justicia local", el "FBI" y por el "Mossad". Dentro de las escasas certezas que arrojó la causa se determinó que fue la rama libanesa de Hezbollah quien lo planeó en venganza por el asesinato del líder Libanés "Abbas al-Musawi". La ejecución del atentado se le atribuye a Pakistaníes coordinados por "Moshen Rabbani" que se desempeñaba en la embajada de Irán en Argentina y respondía directamente a "Imad Mugniyah" líder del Hezbollah Libanés. Se cree que el objetivo fue Buenos Aires ya que la comunidad Judía en Argentina es la quinta del mundo, los controles fronterizos son ineficientes y al tener un presidente de origen Sirio el impacto internacional sería mayor. La investigación se fue diluyendo cuando el mismo Hezbollah fue eliminando a los participantes del hecho y aún permanece impune.

El 17 de Marzo del año 2000, en Kanungu, Uganda, el pastor y político Joseph Kibweteere encabezó el suicidio colectivo de 800 seguidores.

Joseph nació en 1932 en el seno de una acomodada familia ugandesa, pero se mostraba atormentado por las injusticias de su convulsionada Uganda. En los años '60 desarrolló una aceptable y reconocida carrera política, hasta que en los '80 perdió ajustadamente una elecciones y desapareció de la vida pública. En 1984 reapareció como un pastor apocalíptico demostrando un verdadero desequilibrio mental. Decía haber hablado con la virgen María que le había advertido que solo alcanzaría la salvación si se inmolaba. Fundó la secta “Restauración de los Diez Mandamientos de Dios”, que muy de a poco comenzó a conseguir adeptos. Cuando en Marzo del 2000 se reunieron en una vieja escuela de Kanungu, los vecinos no notaron nada raro, todo lo contrario, reuniones animadas donde abundaba la comida y cantidades importantes de Coca Cola. El 17 de Marzo, Joseph y sus 800 seguidores se encerraron en la escuela, tapiaron las paredes para evitar intentos de fuga impulsados por el dolor, se rociaron con gasolina y se inmolaron. Cuando las autoridades llegaron al lugar y abrieron las puertas se encontraron con un infierno, se contabilizaron 778 cadáveres entre los cuales había 80 niños. Posteriormente se descubrió que los adultos habían estado vendiendo o regalando sus pertenencias y propiedades hasta 6 meses antes, lo que demostraba lo antiguo del plan. Posteriormente se realizaron excavaciones en los alrededores de la escuela donde se encontraron decenas de cuerpos, asesinados con un disparo en la nuca. Si bien su cuerpo nunca pudo ser identificado, se cree que Joseph es una de las 800 víctimas ya que nunca mas se supo de él.

Un 17 de Marzo de 1919 en Montgomery, EEUU, nacía un fiel exponente del Jazz, ese día llegaba al mundo el pianista Nat King Cole.


Nacido con el nombre de Nathaniel Adam Cole, su padre era el diácono de la iglesia bautista y su madre la organista de las ceremonias. Su madre, le inculcaba a Nathaniel el amor por la música clásica, pero al momento de practicar le gustaba mas el Gosspel que escuchaba en las ceremonias. Siendo un preadolescente su familia se mudó Bronzeville, en las afueras de Chicago, allí Nathaniel se interesó en la música que se interpretaba en los clubes nocturnos de la zona, asi pudo ver en vivo a Louis Armstrong y Earl Hines, no pudo evitar amar el Jazz. Confiado en su talento y alentado por su hermano Eddie formó una banda y se cambió el nombre a “Nat Cole”, luego de sus primeras presentaciones a principios de los años '30 el enfervorizado público le agregó el mote de “King”. En Chicago formó el “King Cole Swingers”, pero luego de una gira por Los Angeles decidió instalarse allí y formar el “King Cole Trio”, con el que comenó a frecuentar radios y festivales de Jazz. Pese a ser considerado un eximio pianista, su primer éxito llegó en 1940 con “Sweet Lorraine”, Capitol Records le ofreció un conveniente contrato, Nat, agradecido, jamás abandono ese sello. En 1950 se convirtió en el primer afroamericano en tener un programa de radio propio, para tener material comenzó a grabar también baladas apartadas del jazz. Pese a no considerarse un buen cantante, aceptó interpretar sus propias canciones y en 1958 dio un paso inesperado para la época, grabó un disco en español abriendo su mercado a toda latinoamérica. Pese a no necesitarlo, el presidente John F. Kennedy expresó su admiración por Cole, esto acrecentó su popularidad entre el público blanco. Su hábito de fumar sin control se volvió contra su cuerpo y falleció con solo 45 años el 15 de Febrero de 1965. A lo largo de su carrera grabó decenas de discos que han dejado para la posteridad joyas del jazz y baladas en español.

Un 17 de Marzo de 1938 en un tren que se dirigía de Siberia a Vladivostok una mujer llamada Farida que viajaba con sus tres hijas a reencontrarse con su esposo Hamet, dio a luz prematuramente a un niño llamado Rudolf Jamétovich Nuréyev.


Criado en la ciudad de Ufá, en la República de Bashkortostán, donde era costumbre que los niños estudiaran danzas folklóricas, Rudolf mostró ser un superdotado para el baile pero por la guerra se atrasó su ingreso a una academia formal. En 1955 fue enviado a la Academia Vagánova de Ballet, dependiente del Ballet Kírov en Leningrado. A pesar de su comienzo tardío se convirtió en el más talentoso bailarín del centro de la Unión Soviética, aunque los ballets mas importantes dudaban de contratarlo debido a sus problemas de conducta y sobre todo a su homosexualidad que no era precisamente un valor en la URSS. A pesar de ello los bailarines eran héroes nacionales y empezó a gozar de viajes esporádicos al extranjero, pero en un viaje París en 1961 su comportamiento descontrolado provocó que se pidiera su regreso inmediato, estando en el aeropuerto Nureyev pidió asilo político a Francia que se lo concedió. Como ya se lo consideraba el mejor bailarín del siglo XX en solo una semana fue contratado por el “Grand Ballet du Marquis de Cuevas” hasta que la Inglesa Margot Fonteyn lo llevó al Royal ballet de Londres donde desarrolló el resto de su carrera. Al librarse de la vigilia del estado Soviético su vida se descontroló, a pesar de formar pareja estable con Erik Bruhn, su promiscuidad lo llevó a contraer Sida en 1980. Se negaba a reconocerlo y a ser tratado, incluso se especula que fue él quien le contagio la enfermedad a Freddie Mercury. El deterioro de su salud lo obligó a abandonar el Ballet y se dedicó sin éxito al cine, en 1992 fue su última aparición pública donde recibió en París el máximo galardón cultural de Europa, fue nombrado “Caballero de la Orden de las Artes y Letras”. El 6 de Enero de 1993 falleció en París a los 54 años.

Imágenes históricas de la gripe española de 1918, cómo era una pandemia global en la década de 1910



Entre 1918 y 1919, un brote de influenza se extendió rápidamente por todo el mundo y mató a más de 50 millones, y posiblemente hasta 100 millones, de personas en 15 meses. La velocidad de la pandemia fue impactante; El número de cadáveres abrumaron hospitales y cementerios. Centros de cuarentena, hospitales de emergencia, uso público de máscaras de gasa y campañas de concientización se llevaron a cabo rápidamente para detener la propagación. Pero cuando la Primera Guerra Mundial estaba llegando a su fin, millones de soldados aún viajaban por todo el mundo, ayudando a la propagación de la enfermedad. La gripe se observó por primera vez en Europa, EE. UU. Y partes de Asia antes de propagarse rápidamente por todo el mundo. Se denominó erróneamente gripe española porque se informó por primera vez en el diario madrileño ABC. Sin embargo, los científicos modernos ahora creen que el virus podría haber comenzado en Kansas, EE. UU. En 1918, no había vacuna para proteger contra la gripe. Más tarde se descubrió que en muchas víctimas el virus vicioso había invadido sus pulmones y causado neumonía. Aquí se recogen imágenes de la batalla contra uno de los eventos más mortales en la historia de la humanidad, cuando la gripe mató hasta al 6 por ciento de la población de la Tierra en poco más de un año.

Consecuencias del temporal en Rosario (San Luis esq. Paraguay), 1926.


Congreso de la Nación, c.1910.


Plaza Lavalle y Teatro Colón. Buenos Aires, c.1910.


Ciudadano en el centro de La Habana, 1933. Fotografiado por Walker Evans.